CAMBIEMOS NOSOTROS

 

 

Pongamos siete puntos a cambiar en cada uno de nosotros, en relación con esas siete expresiones manifestadas que tiene el hombre en la Tierra. Empecemos por abajo:

 

Físicamente, tratemos de ser lo más limpios posibles, tratemos de ser lo más elegantes posibles. Tratemos de tener higiene física y un sentido estético que responda a una ética interior, tengamos un orden.

 

En lo energético, tratemos asimismo de no caer en la gula, de no beber ni fumar en exceso. Cuidado con el exceso, cuidado con las drogas, cuidado con los elementos que nos embrutecen, cuidado con aquello que nos quita la energía, que no nos deja vivir.

 

En la parte psíquica, lo que llamarían los ocultistas el cuerpo astral, debemos reconfortar nuestras buenas emociones, tener emociones artísticas, emociones estéticas ante cuadros,  ante buenas músicas, ante esas glorias de la humanidad, y tratar de que nuestras emociones más bajas, más instintivas estén sujetas.

 

Tengamos un cierto señorío aun en nuestro amor y aun en nuestro odio. Si no podemos superar ni el amor ni el odio, si no podemos hacer como el Buda y llegar a la Liberación, tratemos al menos de mostrar cierto señorío, cierta belleza, cierto contacto con los arquetipos de los que hablaba Platón

 

Pasamos a lo mental, aquello que los hindúes llaman kamamanas. Tratemos de que aquella parte de nuestra mente que está en relación con el mundo esté controlada. Cuidado con las ideas circulares. ¿cómo se reconoce una idea circular? Muy sencillo. Cuando termina comienza de nuevo, y cuando termina vuelve otra vez a comenzar.

Y ¿cómo podemos evadir la rueda? Pues la rueda la evadimos tomando espesor, tomando altura, convirtiendo esa rueda en una especial de espiral o cono, que nos pueda elevar; tratando de encontrar soluciones a nuestros problemas, y si no las encontramos, dejar de lado los problemas, superarnos a nosotros mismos.

 

En la parte que los orientales llaman manas o mente superior, procuremos estar enlazados con los grandes pensadores, con Platón, con Lao Tsé o con quien os guste, pero que sean grandes sabios, grandes filósofos; no sólo leer revistas del corazón.

 

Debemos tratar de estar más en contacto con los grandes pensadores y filósofos y con los libros escritos con seriedad… o con los cómic, que por los menos no nos hacen daño y son cosas simples que no nos van a envenenar la mente.

 

Respecto a la parte intuicional, es fundamental crear nuevas ideas, estar abiertos a nuevas ideas, no a ideas que nos entren tan sólo por el oído, es decir, repetir lo que los demás dicen, sino tener ideas propias que puedan abrir el mar de la historia como proas de nuevos barcos, de nuevas galeras descubridoras de nuevos mundos.

 

Eso nos llevaría a estar iluminados, a lo que los orientales llaman budhi. Llegar a la iluminación, llegar al contacto con un mundo invisible que existe, que yo lo sé y muchos de vosotros lo sabéis, ese mundo invisible con el cual podemos tomar contacto, ese mundo ante el cual nos vienen palabras, nos vienen notas.

 

Por último, en nosotros hay un estado interior, un estado místico que debemos recrear. Hemos hecho que nuestros niños pierdan la vergüenza de hablar del sexo, pero les hemos creado la vergüenza para hablar de Dios. Debemos volver a recrear una mística natural, que nos lleve a ese concepto de Dios, a ese concepto grande, el que ha hecho construir las pirámides, el que levantó el Partenón, el que hizo todas las grandes obras que hay en la humanidad.

 

Y de ahí llegaremos a aquello misterioso, el amigo sutil del que nos hablara Amado Nervo en su poema El estanque de los lotos:

 

Yo soy el ser oculto que a veces en ti gime

El divino extranjero el AMIGO SUTIL

 

Es decir Atma para los orientales, el que está dentro nuestro y contempla todas las cosas que hacemos, aquel que nos juzga, el juez interior. El que aunque nadie nos critique, nos dice que nos estamos equivocando. El que cuando estamos muy desconsolados, nos da una palabra de esperanza.  El que cuando estamos demasiado eufóricos, nos recuerda que todo pasa.

 

Recreando ese “amigo sutil” recreamos una nueva forma de espiritualidad, para un Mundo y un hombre Mejor.

 

Más allá de toda esta sombra que nos envuelve ahora, hay luz. Debemos llegar al horizonte, tenemos que abrir las puertas de la historia para llegar a ese lugar iluminado, y eso lo podemos hacer todos juntos, lo podemos hacer cada uno de nosotros.

 

 

Charla “Edad Media, Edad de Acuario”

Noviembre 83 Jorge A. Livraga

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s