LA MUJER SABIA

 
"La perfección no se halla en los hombres, Nefer, sino en la obra. Si les das un ideal y les permites realizarlo, superarán sus debilidades.
 
Decían los sabios que el auténtico Silencioso se parecía a un árbol de abundante follaje y dulces frutos que se dirigía apaciblemente a su término en un bonito jardín.
 
Cuando la luz creó la vida, adoptó la forma del sol, cuyos ojos se abrieron en el interior del loto – declaró- Cuando el agua del ojo cayó a la tierra, se metamorfoseó en una mujer de sublime belleza a la que se le dió el nombre de "oro de los dioses". Ella, el sol femenino, ilumina el mundo; tú, mujer sabia, eres su hija.
 
De pronto, Clara vio los dos rayos de luz que brotaban de las manos de piedra, y que iban dirigidos hacia su corazón; dos líneas onduladas que hicieron vacilar a la joven. Aquella energía circuló por los canales que componían su ser, pero era tan intensa que Clara no estaba segura de poder soportarlo durante mucho tiempo. ¿Acaso no era preciso ser animada por aquella potencia para vencer el mal de ojo?
 
 
Fragmentos de LA MUJER SABIA de Christian Jacq

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s