FALSAS SEÑALES DE SANTIDAD

 

 

Un hombre decidió buscar a un maestro de quien poder aprender tanto de su conocimiento como de su ejemplo.

Un amigo se enteró de sus intenciones y se prestó a ayudarlo:

 

-Yo conozco a un hombre santo que vive en la montaña; si quieres, te acompañaré a visitarlo.

 

Ambos iniciaron el camino en medio de una nevada y, a media jornada, se sentaron a descansar al lado de una fuente.

 

El buscador preguntó a su amigo:

-¿Cómo sabes que ese ermitaño es un hombre santo?

 

-Por su conducta –contestó éste-. Viste siempre túnica blanca en señal de pureza, come hierbas y bebe agua, lleva clavos en los pies para mortificarse, a veces rueda desnudo por la nieve y tiene un discípulo que le da periódicamente 20 latigazos en la espalda.

 

En ese momento apareció un caballo blanco que, después de beber agua en la fuente y mordisquear unas hierbas, se puso a rodar por la nieve.

Al verlo, el buscador se levantó y dijo a su amigo:

 

– Me voy, ese animal es blanco, come hierba y bebe agua, lleva clavos en sus cascos, le gusta tirarse por la nieve y seguro que recibe a la semana más de 20 latigazos. Sin embargo, no es más que un caballo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s