SONETO XLVI de Pablo Neruda

 
 

Soneto XLVI

 

 

De las estrellas que admiré, mojadas

por ríos y rocíos diferentes,

yo no escogí sino la que yo amaba

y desde entonces duermo con la noche.

 

De la ola, una ola y otra ola,

verde mar, verde frío, rama verde,

yo no escogí sino una sola ola:

la ola indivisible de tu cuerpo.

 

Todas las gotas, todas las raíces,

todos los hilos de la luz vinieron,

me vinieron a ver tarde o temprano.

 

Yo quise para mí tu cabellera.

Y de todos los dones de mi patria

sólo escogí tu corazón salvaje.

 

Pablo Neruda

 

Un pensamiento en “SONETO XLVI de Pablo Neruda

  1. MUY  BONITO  Y  PROFUNDO LOTO  COMO TODO LO QUE TE RODEA
    DE UNA  SENSIBILIDAD QUE TE  HACE  CREAR Y  COMUNICARNOS
    LAS COSAS DE LA VIDA JUNTO A SU FANTASIA UN  SALUDO DES-
    DE ALICANTE SENET…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s