FILOSOFIA EN EL QUIJOTE

 

EL Héroe y la Muerte

 

“Y mas que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy en el buen sentido de la palabra, Bueno”. Muchos autores han coincidido en destacar el sentido de renuncia que hay en la muerte de Don Quijote.

 

 

La muerte le cura su locura y no tarda de irse de este mundo placidamente y con una sonrisa en los labios. Renuncia al egocentrismo para entregarse al geocentrismo, o sea que renuncia al narcisismo del yo para darse generosamente a Dios.

 

Días antes de caer enfermo le había dicho a Don Álvaro de Tarfe: “Yo no se si soy bueno, pero se decir que no soy malo”. Siempre se pudo distinguir a Alonso Quijano el Bueno a través de don Quijote.

 

“Y vámonos poco a poco pues ya en los nidos de antaño, no hay pájaros hogaño.”

La muerte es una necesidad igual e invencible ¿Quién puede quejarse de estar incluido en una condición que alcanza a todos?  ¡Verdad innegable!

 

 

El Héroe y el Honor

 

El Quijote se presenta como un evangelio del honor, en el encontramos lo mejor del espíritu de la edad media, con el ideal caballeresco, el heroísmo de  los cantares de gesta, la cortesía y las buenas maneras.

 

Allí están el honor y la honra de un caballero que consisten en cumplir su palabra, en respetar el derecho ajeno y en defenderlo, aun a costa de la vida, allí están el sentimiento del deber, la conciencia en la misión, el rango, la jerarquía, la autoridad.

 

Américo Castro y Ramón Garcilasol afirman “La honra es la sustancia del ser Español” aquello que da a un ser humano personalidad hispánica, que lo distingue y lo españoliza, afirma que esta idea de la honra, del señorío moral que iguala en dignidad a pobres y ricos, respira por la eterna obra española”

 

 

En el Quijote se compendia la actitud española ante el Honor: “No hay vida a la altura del hombre sin honra”. Ramón y Cajal nos dice: “La soberbia moral figura del hidalgo machego”. “Admirable encarnación de la religión del deber”. “Abnegación Sublime”

 

Don Quijote era como España “No quería dinero, quería Honra y no temía a nada ni a nadie por defender la justicia y la verdad.

 

“Ser un hombre ante Dios y ante si mismo y ante el estado y la sociedad un caballero.”

   

 

El Héroe y su Dama

 

Dulcinea es su arquetipo de virtud y belleza, su idea de Bien, su norma ética, el tiene la convicción de que su Dama no es cosa de ficción, que existe. Pero esta convicción es cosa de fe, la importancia está en que sin ver a Dulcinea,  habéis de creer, confesar, afirmar, jurar y defender.

 

Dulcinea es su más íntima contextura: “Ella pelea en mí y vence en mí, y yo vivo y respiro en ella”.

 

Lo que Don Quijote anhela es ver plasmado su Ideal de belleza. La belleza dice nuestro Quijote “es todopoderosa. Ante ella deben abrirse de par en par los castillos, hendirse las rocas, y para hacerle acogida, no es mucho que los montes se allanen”.

 

Dulcinea es su honra, su honor, a los que invoca. “Dónde estás Señora mía, que no te duele mi mal? O no lo sabes Señora o eres falsa o desleal”

 

 

 

Para nuestro Quijote su Dama Dulcinea es la incitación a la acción, es faena redentora, es su ansia de gloria, renombre y nobleza, es su esencia y su razón de ser. La gloria, el renombre y la inmortalidad no se buscan por narcisismo, sino por Espíritu de Servicio y por anhelo de plenitud.

 

Dulcinea para nuestro hidalgo es su vertical deseo de ascensión, su búsqueda del bien común, sus valores que le incitan a la acción y a cumplir al pie de la letra y hasta con escrúpulo, el ritual de la Caballería. Su proceder de hidalgo, su Valor, su Cortesía, su Galantería y Gallardía,  en suma su Misericordia.

 

Nuestro Quijote cuando es movido por la inspiración de su Dama, pone los ojos no en las bellaquerías de sus rivales sino en sus penas. Por eso aconseja a Sancho: “Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la Misericordia”

 

Y si no fuera en nombre de su Señora, Dios, o él mismo, su acción liberadora sería siempre en nombre de su anárquica y muy española: “Real gana”.

 

Una gracia melancólica, una bondadosa piedad y una sonrisa de consuelo derraman sus luces plateadas sobre la triste figura de nuestro legendario Caballero. Su mirada como franja luminosa tiñe lo alto de las bardas.” ¡Aun hay sol en las Bardas! Es resplandor dorado, tenue, de ocaso, de melancolía.”

 

 

Guillermo Cadavieco

7 pensamientos en “FILOSOFIA EN EL QUIJOTE

  1. Me gustó esa definición de quién es Dulcinea
    para él…. cuánto echamos de menos
    la falta de estos Idealistas Caballeros,
    que sabían Amar con tanta fuerza y bravura…
    Con tanto coraje…que no había obstáculo en ningún lugar
    superior a su Amor, y lo demostraban con Actos, con hechos…
    Dios quiera que vuelvan esos Caballeros,
    capaces de Amar Ideales con toda el Alma

  2. Lo único que ha variado es el modo de transporte, conozco un hidalgo, que a su grupa en lugar de darle forraje, tiene que ponerle unos cuantos litros de algo que inventaron con eso de  manipular el petróleo……Y cuenta que a diario se cruza con molinos de Viento, algunos ya en el olvido, otros nuevos, más altos, más grises y de esos que transforman el paisaje manchego…….Pero cuenta que algunos viernes, despues de  terminar su labor, se enfunda el traje del coraje, y trás pasar por  chapa y pintura, cambia de grupa, vuelve a llenar el deposito, y cabalga Puerto Lápice al Norte, a visitar a la capital del Reino, y enloquecido de nuevo por el tumulto del Foro, pasa por la Ventana de sú Dulcinea, a veces ní la habla, pero se ilusiona con emitir sus mensajes al Espiritú del Viento……Y antes de que la Luna haga atisbo de reclamar a sú Rubio Sol, regresa de su aventura, cansado de tantan grupa, con el mismo cuerpo dolorido del manteo que el mismo D.Alonso……Y nunca tuvo melancolía, quizás algún día le pida cuentas  a la capital del Reino…….Porque sino cogió  allí la lócura, allí debe dejarla………..Ariel me lo contó.  

  3. Pues a mí lo que más gusta es aquello que dice D. Quijote:
     
    "Ella pelea en mí y vence en mí, y yo vivo y respiro en ella”.
    Porque sin duda, SON Y SE SIENTEN UNO, Siempre.
    El transforma el Amor en Valor, Nobleza y Bondad.
    Ella lo transforma en Belleza e Inspiración, en Magia Viva
    Gracias….Corazón
     
     

  4.   Solo he leido pequeños retazos del Quijote…
    y de esos  retazos aislados he visto el incesante e infatigable caminar,
    de un alma errante en busca de su alma (su dulcinea) que se encuentra en
    constante pelea. Es el espiritu humano que no se detiene, que no deja de
    pelear y de trabajar en este mundo, para mejorarlo … por ello recibe todos
    los infortunios, todas las heridas….
    ?porque¿..Tal vez las heridas sean necesarias….hasta la muerte….
     
    El Quijote no es de este mundo. El caballero Don quijote se enfrenta con
    los infortunios en un mundo que no es el suyo. Este mundo es mas bien ,
    el mundo de Sancho.
    El caballero Don quijote ha leido mucho…..por eso cabalga…..cabalga.
    Esta triste y va de paso por los caminos de España….enderezando entuertos y
    salvando honores… Adarga en ristre…todo corazón…arremete con las sombras.
    Loado seas Señor Caballero.

  5. Dulcinea es "su esencia y su razón de Ser"
    me parece genial esta definición.
    En todos los mitos y relatos de héroes,
    siempre encontramos esa dualidad,
    del Héroe y su Dama inspiradora en el mundo físico,
    que representa su Alma a conquistar,
    a través de pruebas miles….
    Quizás hay que ser un Quijote….
    para Amar con tanta fuerza los Ideales
    De lo que no cabe duda….
    es que el Amor es lo que le mueve,
    le impulsa, le levanta, le motiva,
    haciéndole ejemplar, luminoso,
    inolvidable, inmortal….
    Aliméntate de estas lecturas
    y Crecerás  fuerte…..retoño
    Un abrazo grande
     
     

  6. Cada "Dulcinea" que existe en nuestra locura es una especie de Dios al que venerar, haciendola más cercana y más humana, sabiendo que en las "Alturas Divinas", solamente es alcanzable a la hora del último viaje, la última batalla….Con lo cuál cada Quijano, de ese modo ofrende a su Diosa, batallas y entuertos que  lleguen a sus oidos o sus ojos…..Aqui y Ahora, demostrandola en vida todo aquello de lo que es capaz de realizar en forma de ofrenda……Aprendiendo incluso de sus burlas (las de Dulcinea), que no ha pasado desapercibido por "su mirada" y sabiendo Él, que al menos valió la pena ver su sonrisa…..Llegado el momento de su último viaje, lejos del dolor siente el placer de que está próximo a la eternidad con sú "Diosa", sabiendo que aunque le toque esperarla "Arriba"……. Sabe que llegará su momento, el momento en que no habrá ninguna "vara de medir"…….La Fé engradece el Espiritú.Ariel me lo contó.

  7. Jamás, jamás Dulcinea se reirá de su Señor Don Quijote,
    porque Ella sabe en lo más profundo de su corazón,
    que será gracias a El….y a su Amor tan grande,
    que Ella llegará a ser realmente la Dulcinea de sus sueños.
    Sin El…..Ella no llegaria nunca a Ser…ese Ideal.
    Por eso en su lecho de muerte le dice:
    Pero Señor, vos me hablasteis de ideales, de sueños, de proezas,
    y desde entonces….fue todo  tan diferente".

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s