EL COLLAR DE LA LOBA de Fernando Barrejon

 

He visto el resplandor de la última antorcha del Occidente indómito.(España)  Aquí yace lo que hace inmortales a los hombres; la rebeldía en nombre de aquello que se ve con absoluta claridad en el interior del alma.  Es una cicatriz que grita señalando donde hubo dolor, valor, y voluntad desesperada de vivir sin dueño.

 

Hay hombres cuyo destino modifica los destinos de otros hombres y alteran incluso el previsible curso de la Historia.

  

Me enseñaron a respetar los pasos de los que caminan en paz.

 

Los iberos no olvidan; ni para bien, ni para mal.  La hospitalidad de estas gentes es un principio ético inmutable. Descubrí mucha y muy noble sabiduría en los bárbaros lusitanos.

 

Cualquier acción marca una huella en el tiempo. El presente recibe el impacto inmediato, pero el eco no se detiene.

 

 

Así pasa con el poder, no se puede saber exactamente de donde llega, pero el hecho existe y se conocen sus efectos. Los hombres con poder aceleran su destino y el de otros hombres, e incluso el destino de pueblos enteros. Ellos no saben de donde les llega, ni cuánto va a durar. Los hombres nacen como el poder ordena. Los hombres también son presionados. El poder es demasiado brillante, por lo general, ciega al humano que se le acerca.

 

Percibí una pureza esencial en el corazón de los bárbaros, una sencillez tan extrema, que tocaba directamente la verdad.

 

Un anciano aprende a leer los rostros por repetición de acontecimientos que marcan, y conoce los ademanes que enuncian ideas, de tal manera que las palabras o el silencio de los hombres llegan a ser un mismo lenguaje.

 

 

El cielo estaba transparente y metió los ojos en la claridad. Sus ojos viajaron en el filo de la luz. Entrando más en la luz pura, vio en aquel lugar el tiempo por venir.  ¿Vio ese antepasado vuestro a Viriato? Lo vio de frente, que es como ve la luz del tiempo antiguo. Viriol fue un hombre muy importante, él podía hablar con nuestros dioses. Viriato era un “buho de día” expresión que utilizan para designar entre ellos a quien por alguna causa sobresale de lo común.

 

 

Era demasiado silencioso, sus pensamientos siempre estaban ocupados en algo.

 

Desde entonces soñaba con ella. Creo que hicieron una promesa.  El decía que el amor es una fuerza que puede viajar y aparecer a lo lejos; que las palabras enviadas en el filo de la luz, llegaban exactas al oído de la amada. Las mujeres que hacen causa común con los grandes hombres, constituyen un fondo de energía inestimable para cualquier obra importante.

 

Para hablar con los dioses sólo se precisa una cosa, conocer su lenguaje. Es el lenguaje del agua y de la tierra, el lenguaje de los pájaros y de la luz, el lenguaje del viento, las tumultuosas palabras del sol, el suave lenguaje de la Luna. Y sobre todo, el silencio, el silencio del monte, el silencio del pecho, el silencio de la bóveda craneal.

 

Cada guerrero parecía una fortaleza, tal era su porte y su fuerza contenida. Aquella partida de hombres indomables me hizo pensar en la esperanza.  Los que no quieren nada son los que hacen las cosas.

 

Los hombres que desafían su destino o le vuelven la espalda, encuentran antes lo que de verdad buscan. Viriato fue conducido por las invisibles manos que dirigen los acontecimientos.  Muy pocos quieren ser lo que tienen que ser. El  sería el vengador de su gente, el cazador de la Loba, el terror de los romanos. Vi en su cara el alma viva de los muertos

 

Naduir, (su mujer), le pacificaba, infundiéndole calor y valor, paciencia y comprensión.  Reconozco la sinceridad en las mujeres. Esfuerzo, placer y familia, constituyen una tríada sagrada para estas gentes.

 

Tal vez la lejanía y lo desconocido nos abre las puertas a lo más sensible de nosotros mismos, y nos predispone a ver y sentir con los filos del alma.

 

 

La danza sagrada nos había abierto el corazón, y percibimos la honda armonía de la naturaleza. Y es que, cuando nuestra carne y nuestra psique están en paz, todo es visto con un gozo nuevo que colma de delicia, de saber profundo y de soberanía.  Estas gentes poseen un alto sentido de la belleza y de lo sobrenatural. Tienen leyes más justas que las nuestras, sus mentes están más limpias que las nuestras, y sus dioses se les acercan más que a nosotros los nuestros.

 

Me enseñó a hacerme un cuerpo con la tierra y así establecer comunicación con quien desee. Aunque para tratar con seres alzados he de hacerme un cuerpo con el cielo.

 

Hay una memoria que corre en la sangre, de unos vivos a otros vivos, encadenando los siglos…

 

Fui feliz porque estuve junto al hombre más noble de Iberia, el más valiente, el más sabio… Nuestras tribus no siguen a nadie que no sea así. Por eso fui feliz.  No hay gloria más grande para una mujer que ser la esposa del mejor de los hombres.

 

Cuando las virtudes llegan a tocarnos, hacen mayor nuestra estatura y parece que podemos entender algo mejor el mundo de los dioses.

Un hombre es un hombre, y algunos hombres son más que todos juntos.

 

Habló de Tartesos, un reino floreciente cuyas Leyes, encerradas en bellísimos versos, hacían prosperar a los moradores de esta tierra afortunada; en placas de oro estaba grabado su Derecho, sus artículos eran poemas de justicia, de orden, de libertad disfrutadota y fértil. Así reinó Gerión, Gárgoris, Habis, Argantonio, Colchas y Viriato. Nadie más… “hasta un tiempo lejano, que está detrás de la niebla…” Hubo un reino en el fin del mundo regido por un gran Rey.

 

 

Viriato ha sido el último rey de Iberia. El reinó en el corazón de toda su gente. Pero llegó tarde, porque en las conciencias y en las haciendas de los iberos no reinaba ya el Código de Oro. ¡La ley en un poema! ¿por qué los dioses habrán permitido el extravío de ese portento de justicia? ¿Por qué no podemos alegrar nuestros ojos con esa joya de ecuanimidad escrita hace más de cinco mil años?

¡Las Mil ciudades!, mil ciudades gobernadas por un rey en cuyo corazón laten los corazones de los ciudadanos, mil ciudades custodiadas y defendidas por los guerreros más valerosos del orbe… mil ciudades brillando en paz en el extremo de la tierra.

 

Todo tiene su tiempo, su utilidad y su designio según el decreto de los dioses.

 

Novela Histórica sobre Viriato "El Collar de la Loba"

Recopilado por Fénix

2 pensamientos en “EL COLLAR DE LA LOBA de Fernando Barrejon

  1. Fernando BarrejónQuerid@s amig@s.Me pongo en contacto con vosotr@s para informar de la reciente publicación de dos de mis libros, El Collar de La Loba y Biopoética de la Infancia. Se pueden adquirir a traves de Internet en la tienda online de lulu.com (introducir nombre en la busqueda de lulu.com) espero sean de vuestro agrado.Un fuerte Abrazo.P.D.Para acceder directamente al enlace de la libreria online stores.lulu.com/barrejon

  2. GRACIAS, ME ENCANTÓ EL COLLAR DE LA LOBA, LA RECOMIENDO A TODOS.UN ABRAZO¿ES USTED FERNANDO BARREJON? PUES ENHORABUENA, ME GUSTA MUCHO COMO ESCRIBE, SEÑOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s