PENSAMIENTOS DE UN FILOSOFO DEL SIGLO XX- Prof. J.A. Livraga

Por pequeños que seamos, por humildes que seamos, tenemos una pequeña luz en el corazón… El Misterio no está solo en la Luz, sino en el compartir. Cuando compartimos la Luz, no perdemos luz, sino que el mundo gana luz.

Lo único que tenemos de iguales es nuestra rica desigualdad.

Habituados a consumir, nos estamos consumiendo a nosotros mismos.

Hoy, las palabras carecen de significado por sí mismas, necesitan ser explicadas, necesitan ser sentidas, necesitan ser vividas.

Para ser Místico, para ser Idealista, nos hacen falta condiciones muy especiales: hace falta ser natural, encontrarse a sí mismos, poder expresar lo que dentro tenemos.

No temamos al Futuro. Este no será muy diferente a muchos otros momentos del pasado.

El Río de la Vida sabe cantar sobre las piedras… y seguir su curso.

 

Cada momento de nuestra vida tiene importancia, tiene una Fuerza Histórica. Jamás volveremos a estar como estuvimos.  

La Mayor amenaza para el Hombre no es la radiación atómica, sino el materialismo, la cobardía, la crueldad y el ateísmo.

Es más necesaria la Esperanza que el dinero. Los hombres podemos vivir con poco o prácticamente nada de dinero, pero no podemos vivir sin esperanza  

Seamos naturales; seamos, nada más… ni nada menos, que NOSOTROS MISMOS.

La Sabiduría consiste en saber cuando es momento y lugar para hacer una cosa o la otra y de qué manera podemos alternarlas.

El dominio de la mente es fundamental para el dominio de la materia.

No te preocupes de la pureza de tu perla de vida… ella permanecerá blanca y limpia en el fango del mundo, como el místico Loto, si sabéis buscar el Sol de la Verdad.

Si buscamos dentro de nosotros mismos, vamos a encontrar todos los elementos vitales que levantan una cultura y que plantan una civilización.

Quien mas ama, más educa y fortalece a sus semejantes, para sobrevivir dignamente.

Nunca te compares a nadie, pues la perfección absoluta de cada ser radica únicamente en su comparación consigo mismo.

El Hombre siempre es invisible. El Hombre está detrás de las cosas que hace, detrás de sus propias palabras y sus propios actos. El Hombre es una gran pregunta, un gran enigma.

 

El peor de los sistemas, si está integrado y conducido por hombres buenos, trae felicidad al pueblo, riqueza, bonanza y paz. El mejor de los sistemas, si sus gobernantes son carentes de moral, será un suplicio para los gobernados.

Ved la Armonía maravillosa que encierran los pétalos de una flor o las estructuras cristalinas. Ellas, de por sí, jamás pudieron “pensarse” de manera de volverse tan perfectas y asombrosas. Tiene que haber “Algo” que las pensó y las diseñó, y ese Pensamiento necesita de una Voluntad que lo genere y lo justifique

Todo es Dios. Pues si así no lo fuese, si una sola mota de polvo estuviese carente de Dios, esta mota de polvo limitaría a Dios y esto es una aberración, ya que el atributo esencial de Dios es, por fuerza, la omnipresencia en todo y todas las cosas y todos los seres, los que, si no existiese Dios, tampoco existirían. Esa mota de polvo de nuestro ejemplo, vista a través de un poderoso microscopio, se nos revelará como un micro-universo tan armónico, vivo y eficaz Sistema Solar.

Si recobramos el actualmente perdido arte de encontrar a Dios, nos liberaremos de muchas limitaciones, racismos y fanatismos. Nos liberaremos de la angustia y seremos naturalmente voluntariosos buenos y justos.

El enemigo de todo progreso espiritual es el miedo.

Lo que tenemos que tocar no es el cielo, sino el corazón del hombre, y llegar de nuevo a una convivencia básica y humana.

Como el mito del delfín en los Misterios de Eleusis, todo desaparece con el tiempo, para volver a reaparecer; pero nada cesa ni muere realmente. Simplemente se sumerge y emerge… y así, periódicamente pues en nuestro mundo, todo es cíclico, todo es curvo y en lo trascendente todo se reencontrará en una Unidad de Destino.

No se puede ser fuente y no manar; no se puede ser fuego y y no calentar  

Los opuestos son complementarios y todas las cosas y seres, aun en la lucha se hermanan. Un viento de totalidad debe recorreros el Alma. Estos os darán cada vez mayor grandeza y ensancharéis vuestra mente y vuestro corazón.  

Es indispensable que el Hombre se sienta de nuevo parte del Universo; ni su dueño ni su esclavo.

El verdadero filosofo es el hombre simple; el hombre que puede interpretar la naturaleza; el hombre que, aunque se quedase sin libros, podría seguir leyendo y, aunque se quedase sin naturaleza alrededor, podría seguir soñando.

Un día seremos una sola alma, y ya no nos veremos separados. El amor entre los seres trasciende estos abrigos de carne y la duración de los mismos. Cuando la afinidad espiritual establece un vínculo noble, puro, ninguna circunstancia formal lo afecta, y aquel que lo sabe, no sufre.

El Alma, como un águila, está presa en su cárcel, observando el mundo distorsionado o fragmentado,. El  inescrutable Destino la ha apresado allí hace muchos millones de años; sus alas están entumecidas… su voz perdió sonoridad… y tan solo en sueños concibe las “Alturas”. Estos “sueños” son los ideales del Alma, su potencial poder ascensional.

 

Nunca se encuentran solos los hombres que están acompañados de grandes pensamientos”

 

Prof. J.A. Livraga

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s